1-877-350-3339
 


                   

 

 

 

 

 

 

 
Home
Mi Producto 
Foro
Servicios
Boletines
Nosotros
Descargas
Oficinas 
Contáctenos 
Pagos Online
Enlaces
Preguntas y Respuestas  
Privacidad
Administración
Glosario

Leyes de Protección al Consumidor

Ley "The Fair Credit Reporting Act"
Tarjetas de Crédito para Negocios

 

 

Refiera Nuestra Web

 

 

Los Peores Usos Para Tu Tarjeta de Crédito

 

 Más de la mitad de los adultos hispanos en los Estados Unidos tienen por lo menos una tarjeta de crédito. El uso responsable del crédito tiene muchos beneficios. Pero lamentablemente millones de familias están usando las tarjetas de una manera peligrosa. Tarde o temprano, estas personas estarán con todas las tarjetas llenas hasta el límite y sin suficiente dinero ni siquiera para hacer los pagos mínimos. Para no caer en esta situación, se deben evitar los usos peligrosos de las tarjetas.

Tres usos que debes evitar

Éstos son los tres peores usos para tus tarjetas de crédito. ¡Evítalos!

Pagar la cuota de tu hipoteca

Es difícil imaginar un uso más peligroso que éste. Esto ocurre cuando uno no tiene suficiente dinero en la cuenta bancaria para pagar la cuota. El banco que tiene la hipoteca acepta que pagues con tarjeta de crédito.

Si tu condición financiera es tal que no puedes con la cuota de la casa, la solución no está en tomar más dinero prestado para pagarla.

El beneficio de una hipoteca es que te permite prestar dinero a una tasa de interés baja para comprar la casa. Pero al pagar la cuota con la tarjeta, estás pagando intereses altos en el monto completo de la cuota que incluye principal, intereses, seguro e impuestos. Esto multiplica el costo de tomar prestado el dinero.

La cuota se dispara

Por ejemplo una persona con una hipoteca de $300 mil a 30 años con una tasa del 7 por ciento tiene una cuota de aproximadamente $2,500 (esto incluye principal, interés, seguro e impuestos).

Si lo paga con una tarjeta que tiene una tasa del 20 por ciento, después de un año pagará otros $625 en intereses. O sea, la cuota de $2,500 se convirtió en $3,125. ¿Con qué fin? Si hoy no puedes pagar la cuota, ¿qué te hace pensar que en un mes o dos se va a resolver el problema?

Una mejor solución sería llamar inmediatamente al banco y ver cuáles son las alternativas (están dispuestos a negociar algo) para que te quedes con la casa pagando algo conforme a tu presupuesto. Si no, debes deshacerte de la casa y buscar un lugar más económico para vivir.

¡Registrate! Para recibir nuestras guías de Reparación de Crédito "GRATIS"

 

 

Envia esta Página A Un Amigo

 

 Copyright ©2006-2008 Central Credit Group Inc.                                                                                                                                 Design By: Central Web Design